Campus Villarrica: energías renovables para las escuelas rurales

Los biodigestores educativos son una innovación energética aplicable a escuelas de la zona centro–sur de Chile, que además implican una herramienta para que los estudiantes comprendan los procesos bioquímicos a partir del aprendizaje práctico.

Para acompañar a los docentes en la enseñanza de las ciencias, matemáticas, tecnología, artes e ingeniería a través de una metodología indagatoria, surgió un proyecto en Campus Villarrica para instalar biodigestores educativos en escuelas rurales. Se busca que los niños entiendan los conceptos clave detrás de la generación de energías no convencionales y, además, que la educación considere un componente basado en la experiencia.

El proyecto está en manos de Martín Bascopé, subdirector académico del campus Villarrica y coordinador general del proyecto, junto al profesor Pablo Gutiérrez, experto en diseño de recursos educativos. Para su desarrollo cuentan con el apoyo de la Fundación Siemens de Alemania, que desde 2013 ha acompañado al campus Villarrica UC en iniciativas para desarrollar capacidades científicas desde la primera infancia. Trabajan en conjunto bajo la premisa de que la innovación en temas energéticos debe comenzar en la escuela.

Para dar inicio al proyecto, se instaló el primer biodigestor educativo en el propio Campus Villarrica. “La experiencia comenzó con la iniciativa UC de pilotear un biodigestor educativo que permitiera a los niños entender los conceptos clave detrás de la generación de energías no convencionales. Y, al mismo tiempo, complementar algunas necesidades energéticas de las escuelas a partir del uso de sus propios desechos”, señala Pablo Gutiérrez.

“Sin embargo, la principal misión ha sido dejar la capacidad instalada en los alumnos, profesores e integrantes de la comunidad, para que puedan replicar y mejorar esta innovación en sus propios contextos. La reutilización de nuestros desechos orgánicos como fuente de energía y de ahorro podría convertirse en el primer paso para reemplazar el uso de leña en algunas funciones domésticas, ayudando a la conservación de los bosques y a la descontaminación de nuestros pueblos y ciudades”, señala Gutiérrez.

Conozca más detalles del proyecto