Cultivando su cultura: Más de 60 párvulos de La Araucanía exploraron el atractivo mundo de las huertas

La iniciativa estuvo a cargo de académicos e investigadores del Campus Villarrica UC en el marco de un proyecto Conicyt 2018-2019.

Publicado el 29 de enero de 2020.

¿Qué sabemos y qué debemos saber sobre las huertas? ¿Qué plantas mapuche podemos encontrar en ellas? ¿Cómo armar un botiquín en base a plantas? Esas fueron algunas de las interrogantes planteadas a más de 60 párvulos de Padre Las Casas en contexto del proyecto “Huerteando cultivo mi cultura: la huerta como espacio de revitalización lingüística y cultural mapuche en la educación científica inicial”.

La iniciativa, desarrollada por académicos e investigadores de la UC Campus Villarrica, tuvo por objetivo fortalecer la formación biocultural de niños y niñas a partir del uso intencionado de las huertas como un espacio pedagógico.

“Elegimos trabajar con huertas porque son sistemas socio-ecológicos espacialmente delimitados en los que ocurren procesos continuos de diversificación y producción agrícola asociados al cuidado y gestión de semillas, plantas herbáceas, arbustos, árboles e incluso animales. Por otra parte, también pueden ser espacios únicos para resguardar y darle continuidad a conocimientos, lenguajes y prácticas tradicionales y ecológicas transmitidas activamente de generación en generación en el diario quehacer”, explica Rukmini Becerra, gestora del proyecto.

Para ello, se enfocaron en los conocimientos ancestrales del pueblo mapuche trabajando en tres dimensiones: entorno natural, incorporando procesos de exploración e indagación que favorecieran la búsqueda de efectos, explicaciones y evidencias; a través de la lengua y cultura mapuche, incorporando términos frecuentes de la naturaleza y conocimiento local para el cultivo de hortalizas, plantas medicinales y aromáticas; y entorno sociocultural, promoviendo el desarrollo de habilidades, actitudes y conocimientos acerca de los grupos humanos que conforman su entorno social y cultural.

Mediante exploraciones guiadas en huertas familiares, trabajo en aula, interacción con hogares y trafkintu de productos, saberes y aprendizajes, los niños de entre 2 y 6 años -pertenecientes a tres jardines interculturales bilingües Las Casas- lograron conectarse con su entorno y revitalizar la lingüística y cultura del pueblo mapuche en torno a las huertas.

“Estamos muy contentos con este proyecto pues instalamos diálogos intergeneracionales sobre el huertear y fortalecimos conocimientos científicos iniciales y de lengua y cultura mapuche, transfiriendo saberes que son aplicables al territorio”, sostiene María de la Luz Marqués, directora y asesora pedagógica del proyecto.

La investigadora explicó que “esta iniciativa no habría sido posible sin el apoyo de Junji Araucanía, pues para llevar a cabo actividades de revitalización de la lengua mapuzungun, fundamental poder vincularnos con Junji, una de las instituciones con mayor impacto a nivel nacional en torno a la educación en la primera infancia” aseguró.

Por su parte, Juan Pablo Orlandini, director regional de Junji Araucanía, destacó la relevancia de este proyecto pues afirmó que “hoy la pedagogía está en la naturaleza: precisamente allí es donde nos nutrimos y desarrollamos nuestra inteligencia desde los sentidos”.

Asimismo, del proyecto surgió un mini documental que recopila la metodología de trabajo con los jardines We Rayen (sector Dehuepille), Jardín We Kimun (sector Rapa Maquehue) y Jardín Emanuel (sector Huichahue y alrededores).

Galeria de imagenes: