El placer de entregar alegría

Integrantes del campus Villarrica UC, junto a otros profesionales de la zona, entregan momentos de felicidad a personas que están hospitalizadas por medio del Colectivo Clown-Trung.

Seis payasitos con una alta motivación por hacer sentir bien a personas enfermas componen el colectivo Clown-Trung. Su intención es colaborar con la salud de los pacientes y hacerlos pasar un momento feliz.

“Entendemos la salud como un estado de bienestar”, dice el payaso Brat. “Entendemos que las personas tienen una dolencia objetiva y médica, por eso nosotros aportamos a recuperar esos aspectos sanos, alegres y vitales que los conectan con el ánimo de seguir vivos, a dejar de lado el miedo y la incertidumbre que produce el estar hospitalizados. Brindamos un momento de alegría que sabemos impactará en su biología estimulando los neurotransmisores "del bienestar" y con eso, ayudamos a recuperar su salud, desde sus aspectos sanos. Hacemos un aporte indirecto al proceso de mejoría que entrega el hospital”.

Así lo cuenta Andrés Ried, académico de Campus Villarrica y quien lleva a la vida al payasito Brat. Recuerda que la idea surgió hace cuatro años luego de participar en una formación de payasos. “Allí conocí a Rosa una educadora y payasa que vivía en Villarrica. En esa formación supimos de la labor de los payasos de hospital y quisimos hacer algo similar. Inicialmente trabajamos con la escuela hospitalaria de Villarrica y luego nos fuimos animando a entrar al hospital. El grupo fue creciendo en la medida que contactábamos o nos contactaba gente que tenía inquietud por el mundo del clown.

En la actualidad el grupo está compuesto por Andrés (Brat), Geraldine Ovalle (coordinadora del preuniversitario y encargada de difusión del Campus, Moñito), Natalia Pessa, (ex alumna UC, Ruby), Magdalena Torres, (psicóloga del programa VALORAS UC Villarrica, Chulis), Gastón Manríquez (profesor de música, Pelopincho) y Giovanna Rainieri (consultora y coach, Gio). Todos han tenido formación en diversos talleres de clown y como grupo tienen un proceso interno de capacitación y acompañamiento para aquellos que recién comienzan.

Periódicamente realizan visitas a pacientes del hospital, juegos con sus visitas y con los funcionarios hospitalarios. “Nuestro propósito es contribuir al bienestar emocional de las personas que trabajan dentro del Hospital de Villarrica, a través de la magia, la música, el juego y el humor. Lo que buscamos es hacerlos reír, darles un rato de alegría y risa inesperada, sacarlos de su estado de "paciente doliente" para transformarlos en una persona con alegría, y acercarles un rato de juego. De manera indirecta estamos validando una forma de entender la salud como un estado de bienestar”, relata Andrés Ried.

“Es interesante cómo los funcionarios nos reciben con mucho cariño y en ocasiones nos indican algunos pacientes a los cuales les haría muy bien jugar un rato. Vemos en este gesto el reconocimiento de la alegría como un estado deseable y que ayuda a restituir la salud y bienestar”, agrega.

El nombre del colectivo es una fusión de la palabra clown y Cultrun (que es el tambor ceremonial de la cultura mapuche). Quisieron reflejar la identidad de la zona, son clown de hospital como otros, pero están en la Araucanía, es una suerte de homenaje y muestra de respeto a la identidad de la zona, sobre todo porque en el grupo también hay gente de origen mapuche.

Para ellos lo más importante de todo es la sensación con que quedan después de cada visita hospitalaria. “Casi siempre nos vamos con el corazón lleno de gratitud y goce, cada vez que vamos, no importando cuan enfermos o tristes pueden estar las personas en el hospital nos regresamos con alegría dibujada en nuestra cara, la cual está nutrida por las risas de quienes quieren reír y payasear aún en medio de la enfermedad”, expresa.

 

INFORMACIÓN PERIODÍSTICA
Virginia Soto-Aguilar C., Dirección de Comunicaciones