Niños de Pucón y Curarrehue participaron del Gran Diálogo de la Memoria

Actividad cultural se enmarcó en un proyecto desarrollado por profesionales del Centro de Desarrollo Local, CEDEL UC.

31 de agosto de 2018.

Intercambiar experiencias y promover el patrimonio biocultural de La Araucanía fueron parte de los objetivos del “Gran Diálogo de la Memoria”, actividad organizada por el CEDEL que congregó a estudiantes, profesores y apoderados de las escuelas Quelhue, Antu Mahuida y Loncofilo, pertenecientes a Pucón y Curarrehue.

A las diez de la mañana, en el exterior de la Ruca de Curarrehue, dos hombres en zancos recibieron a los niños, quienes miraban sorprendidos la destreza de los artistas montados en las estructuras de más de un metro.

Al ingresar al recinto, otras expresiones artísticas continuaron maravillando a los estudiantes: primero, una interpretación musical; posteriormente, una demostración de acrobacias en tela y por último una obra teatral llamada “Ningún pájaro canta por cantar”, de la Compañía Ñeque.

La representación escénica contó con la participación del “hombre pájaro” Lorenzo Aillapán y abordó el rescate del bosque nativo y la valoración de la cultura mapuche como parte de nuestros ancestros. En ella también se ahondó en contenidos científicos relacionados con la biodiversidad del bosque y la historia de Lorenzo como hombre pájaro de su comunidad.

La jornada concluyó con una mesa de mesa de trabajo preparada por los niños a fin de continuar dialogando y construyendo una “memoria viva”.

Sobre la actividad, Tomás Ibarra, académico responsable del proyecto, expresó que “fue una experiencia muy emocionante. Hubo un espíritu de participación muy importante que se cristaliza con el intercambio de experiencias; con escuchar a, través de la obra de teatro, la historia que viene del territorio lafquenche de Lorenzo Aillapán; con la música; los zancos y las demás obras artísticas”.

Proyecto

El encuentro Gran Diálogo de la Memoria se enmarcó en el proyecto “Mis abuelos me lo contaron: las aves y el bosque como vínculo intergeneracional para valorar el patrimonio biocultural” adjudicado por un grupo de profesionales del CEDEL en el XXI Concurso Explora-CONICYT.

El equipo –compuesto por Tomás Ibarra, Antonia Barreau, Natalia Pessa y Julián Caviedes- comenzó a trabajar con las tres escuelas de Pucón y Curarrehue en marzo de este año, a fin de reunirlas en torno a narrativas, el bosque y las aves.
En ese contexto, durante el año han realizado una serie de actividades con el objetivo de conversar sobre historias de territorio y patrimonio biocultural, entre las que destacan talleres de historia natural, cuenta cuentos y prácticas locales como el piñoneo, en donde incluso un lonko les enseñó cómo comportarse en el bosque.

Asimismo, los niños se han convertido en entrevistadores, recabando valiosa información de sus abuelos.

“A partir de las historias que están colectando los niños estamos haciendo memes, un elemento muy a la mano de ellos y con el que están familiarizados. Son memes positivos, intentando capturar lo que a los niños les pareció más atractivo de las historias”, explica Ibarra.

Tras el “Gran Diálogo de la Memoria”, las próximas actividades serán dar a conocer a la comunidad todo el material que se ha recopilado: las narrativas, los memes y un documental que da cuenta de todo el proceso. Esto se realizará en diciembre próximo en la Aldea Intercultural de Curarrehue, el Centro Cultural Municipal de Villarrica y la Casa de la Cultura de Pucón.

Si quieres conocer más sobre el proyecto “Mis abuelos me lo contaron: las aves y el bosque como vínculo intergeneracional para valorar el patrimonio biocultural”, haz click aquí.

Gran diálogo de la memoria - Curarrehue.