Proyecto FONIDE de Constanza Errázuriz identificó perfiles lectores de docentes y estudiantes de La Araucanía

En marzo concluyó oficialmente el proyecto “Concepciones sobre lectura de profesores en ejercicio: perfiles lectores de docentes y su relación con el desempeño de sus estudiantes”, liderado por la académica del Campus Villarrica, María Constanza Errázuriz, en conjunto con los docentes Rukmini Becerra (UC), Andrea Cocio (UCT), Omar Davison (UACH/USS) y Liliana Fuentes (UCH).

1 de junio 2018

La investigación, adjudicada en 2016 en la décima convocatoria del Fondo de Investigación y Desarrollo en Educación (FONIDE), tuvo por objetivo identificar y analizar las concepciones de la lectura de profesores en ejercicio y su relación con el desempeño y actitudes del estudiantado.

“Este proyecto surgió de una inquietud que teníamos como equipo investigador con respecto a las concepciones de lectura, escritura, fomentos y mediación lectora, etc., y justamente cuando vimos las bases del FONIDE de ese año (2016), una de las temáticas solicitadas era de perfiles lectores. En Chile no había estudios de ese tipo, por lo tanto todos nuestros referentes eran internacionales”, comenta María Constanza.

El proyecto -que resultó ser uno de los nueve seleccionados a nivel nacional y el único en la región de La Araucanía- se concentró en docentes y estudiantes de 18 escuelas municipales urbanas pertenecientes a Temuco, Villarrica, Angol y Pucón, lo que se tradujo a 338 profesores y 1.171 estudiantes de cuarto a sexto básico.

Para develar los perfiles lectores, a los profesores se les aplicó un cuestionario de concepciones de lectura y a sus estudiantes una evaluación de comprensión lectora y una encuesta de actitudes de lectura, datos que posteriormente fueron cruzados y analizados, para constatar posibles correlaciones.

A partir de los resultados obtenidos se desprenden dos tipos de perfil lector en los docentes: el reproductor y el epistémico, estando ambos presentes simultáneamente, aunque con predominio del último. Aquellos con un perfil epistémico manifiestan más placer por la lectura y se vinculan al área de lenguaje, mientras que aquellos más reproductivos señalan leer por razones prácticas y no por motivaciones personales, y sus prácticas lectoras son más apegadas al código y a la reproducción de información.

En el caso de los estudiantes, se constató que el desempeño en comprensión lectora es bajo y decrece junto con sus actitudes de lectura a medida que pasan de curso. Por último, se comprobó que existe correlación entre los perfiles epistémicos de los docentes y el rendimiento y actitudes del alumnado.

“Se cumplieron las hipótesis que nosotros teníamos y que en el fondo eran un poco evidentes, pero era importante constatar si eran reales o no. A veces uno tiene intuiciones que parecen obvias, pero no hay nada que las corrobore, como ocurría en Chile”, expuso la investigadora responsable. No obstante, sí hubo resultados que sorprendieron a la hora de revisar variables como sexo, edad, especializaciones, entre otros.

“Me sorprendió que en el grupo de profesores epistémicos había más hombres que en el resto de los grupos. Generalmente, en toda la literatura sobre el tema y según se ha constatado, las mujeres tienen más placer por la lectura y les gusta más leer, pero en este caso vimos que los hombres también aportaban perfiles interesantes al respecto. También fue interesante constatar que ciertos factores –como la edad, años de experiencia, lugar de estudios y perfeccionamientos- no tenían influencia en el perfil lector”, señala.

“En el caso de los resultados obtenidos por los alumnos de cuarto a sexto básico, corroboramos que el nivel de la comprensión lectora era en general deficiente y que decrecía a medida que los niños pasaban de curso, lo que estaba totalmente correlacionado con las actitudes de lectura. Es decir, a mayor actitud de lectura mayor comprensión lectora, y las actitudes de lectura decrecían de cuarto a sexto básico, como ocurre en el resto del mundo. Por lo tanto, el desafío es potenciar las prácticas docentes y los proyectos de mediación lectora escolares para detener esta situación y fomentar la lectura”, añade la académica.

Cabe destacar que el proyecto concluyó en enero del presente año y que en marzo el equipo recibió la confirmación de aceptación del informe final y cierre del proyecto. “Ahora estamos postulando a otro FONIDE, pero esta vez iré en calidad de co-investigadora. Queremos investigar algo similar, pero en la región de Los Ríos e incluyendo escuelas rurales (en esta ocasión fue en escuelas urbanas)”, finalizó María Constanza Errázuriz.