#YoEstudiéEnVillarricaUC: Conoce la historia de Andrea Opazo, profesora de PEGB y docente del Campus

Publicado el 05 de septiembre de 2019.

“Mi nombre es Andrea Opazo, soy profesora de Educación General Básica, mención Ciencias Naturales y docente de la Pontificia Universidad Católica Sede Villarrica. Nací y crecí en Villarrica. Mis papás siempre pensaron que me dedicaría al área de la salud, pero la verdad siempre tuve la intención de estudiar pedagogía. Al momento de elegir evalué otras universidades pero pensé “la Pontificia es la Pontificia”. Durante mis años como estudiante universitaria comprobé que estudiar en el Campus Villarrica fue la correcta, por su calidad académica y humana, como también en las oportunidades que el Campus entrega a sus alumnos”.

“Tuve una vida universitaria muy activa: participé en la Pastoral, en el Centro de Alumnos, en el coro universitario: siento que aproveché esos años no sólo en temas académicos. Uno de mis grandes hitos como estudiante fue irme de intercambio a Pamplona, España. Estudié un semestre en la Universidad Pública de Navarra, gracias a un convenio internacional que aún está vigente. Sin duda fue una gran experiencia, que te forma en ámbitos curriculares, pero también te entrega nuevas perspectivas sobre la vida”.

“Tengo súper buenos recuerdos de mi curso: era un grupo chiquitito al que le gustaba los guitarreos en el hall, había muchos deportistas y también mamás y papás, a los cuales admiraba enormemente. Así llegué a 5° año de la carrera y Don Fernando Burrows, quien era Director del Campus en ese momento, me ofreció la posibilidad de apoyar el trabajo en el Laboratorio y la ayudantía en curso de ciencias naturales, apoyada y guiada siempre por Guadalupe Grau, jefa del departamento de Ciencias Naturales en ese momento. Así se me fueron abriendo puertas. Estudié mucho y con los años se me ofreció a coordinar el departamento de Ciencias Naturales”.

“En 2012 me ofrecieron ser jefa de la carrera de Pedagogía en Educación General Básica, donde estuve cuatro años, trabajando principalmente en la implementación del nuevo currículum. Este año, el Director del Campus, Gonzalo Valdivieso, me invitó a ser parte de su equipo como Secretaria de la Sede, cargo que tiene como principal función velar por el buen cumplimiento de los reglamentos y procesos institucionales”.

“Pienso que estudiar mucho, participar generando equipos y creer en el proyecto de la institución donde uno trabaja, es clave para crecer profesionalmente. Pero sobre todo lo es sentir amor por lo que uno hace: yo, ante todo, amo ser profesora. Puede sonar anecdótico, pero mis estudiantes saben que no me pueden decir ‘profe’ ‘¿Por qué no le puedo decir profe’, me preguntan. ‘Porque a usted no le dicen “enfer” o “Abo”, les respondo yo - y nos reímos - pero siempre recuerdan”. Estoy convencida que un alumno de pedagogía debe creer firmemente que su profesión es una herramienta fundamental para realizar cambios a nivel social, y por lo tanto debe prepararse conscientemente”.

“Creo que la principal impronta de nuestro proyecto académico es que aquí las personas son importantes. El Campus Villarrica es un lugar donde tú no eres un número, sino que eres un nombre. Esto se torna especialmente relevante cuando formas profesores, pues no sólo se trata de adquirir competencias profesionales sino también crecer a nivel personal. Esto lo sé porque, al tener cursos pequeños, el trabajo es mucho más personalizado, con una labor pedagógica que funciona en detalle. La pedagogía es una carrera muy bonita, pero que implica una gran responsabilidad. Es por esto que yo creo que para sumarse a nuestro proyecto, hay que tener una gran convicción. Ser profesor tiene un compromiso social, que promovemos fuertemente entre nuestros estudiantes”.

“A los futuros novatos les puedo contar que estamos muy comprometidos con formar profesores vinculados a los desafíos del mundo de hoy, con una mirada muy crítica respecto a lo que está pasando a nivel social y con nuestro medio ambiente. Tenemos investigadores de primera línea que, además de trabajar en temas de educación, están ahondando en tópicos tan importantes como la interculturalidad y la sustentabilidad, conocimientos que nos desafían día a día y nos esforzamos por plasmar en pregrado. Nuestro compromiso como cuerpo académico es trabajar para la diversidad sea una riqueza y no una debilidad. Estudiar acá implica recibir una formación con profesores que constantemente se están perfeccionando y reflexionando. Me siento muy bendecida de ser profesora e integrar un grupo de académicos-investigadores comprometidos con formar a los mejores profesionales de la educación en la zona sur del país”.