Museo Leandro Penchulef de Villarrica se adjudica proyecto para renovar su puesta en escena

El recinto de la Pontificia Universidad Católica de Chile fue uno de los ganadores del Fondo para el Mejoramiento Integral de Museos, categoría equipamiento, del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

Publicado el 24 de julio de 2019.

Fortalecer la cultura originaria de la zona a través de su puesta en valor y su trascendencia en la comunidad, ofreciendo una sala de exhibición acorde a las necesidades de la audiencia, son los objetivos del Museo Leandro Penchulef de Villarrica para este segundo semestre de 2019.

Los planes del recinto emplazado en la Pontificia Universidad Católica de Chile se enmarcan en la adjudicación del proyecto “Renovando la casa del Museo Leandro Penchulef para nuestras visitas”.

La iniciativa -postulada al Fondo para el Mejoramiento Integral de Museos, categoría equipamiento, del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio- logró en 2018 un monto de $44.986.000, que, sumado a un aporte de Rectoría, permitirá desarrollar un nuevo guion museográfico pertinente a la puesta en escena y diseñar elementos de museografía acordes a las normas de conservación.

Entre los factores que motivaron la renovación destaca que el Museo mantiene la misma puesta en escena desde hace 17 años, cuando fue inaugurado.

“Queremos hacer un cambio de imagen del Museo Leandro Penchulef renovando la vitrina, mejorando los estándares de conservación con las medidas de iluminación y seguridad que corresponde, queremos integrar textos con la historia local de Villarrica y la región y mostrar una cultura vigente”, sostiene Mariela Cariman, directora del Museo del Campus Villarrica UC.

Actualmente, el espacio educativo muestra seis exhibiciones: “Habitando el espacio doméstico: la ruka, chumlen ta mongen, ruka mew.”, “Hacia el Puelmapu: viajes e intercambio en territorio trasandino”, “La morada de los antepasados: eltun, el cementerio mapuche”, “Congregación social y religiosa: el espacio sagrado de la rogativa (kamarikuwe)”, “Entre lagos, bosques y volcanes: la relación hombre naturaleza” y “Compartiendo el trabajo: del antiguo lof a la actual comunidad”, a lo que se sumará mayor información gráfica en muros y una reorganización de las piezas.

Al respecto, Margarita Alvarado, profesora investigadora del Instituto de Estética UC y del Centro de Estudios Interculturales e Indígenas (CIIR), sostiene que uno de los desafíos del equipo de trabajo será mostrar un pasado histórico de Villarrica donde se combinan distintas realidades culturales, sociales y políticas; como es el caso del mundo mapuche, los hispanos con su proceso de colonización, la entrada del Estado chileno a través de la ocupación de La Araucanía, entre otras.

“Nuestra idea es que el nuevo guion museográfico pueda reflejar estos complejos procesos que se fueron dando. Esta es una zona lacustre donde el lago jugó un proceso importante en las comunicaciones, en las relaciones sociales y culturales, entonces la idea es que ese aspecto de todos los procesos que ha vivido la región y en este caso la localidad, estén presentes de alguna manera”, indica la académica.

La renovación del Museo comprende tres etapas: catalogación (revisión del inventario y toma de fotografías de todas las piezas); guion museográfico (recopilar información, definir qué objetos se exhibirán y qué historias se contarán a través de ellos) y el montaje. Actualmente, el equipo de trabajo compuesto por investigadores, arqueólogos y diseñadores está abocado a terminar el guion, estimando la intervención a partir de agosto y la inauguración en enero de 2020.

Sobre el Museo Leandro Penchulef

Con más de 450 piezas históricas, el recinto ubicado en la planta baja del Campus Villarrica UC nos invita a conocer cómo era la vida al interior de la ruka y devela valiosas costumbres y creencias ancestrales.

Los tiempos de batalla entre españoles y mapuche también son parte importante de la historia que nos presenta el Museo e incluso su nombre “Leandro Penchulef” es un homenaje al lonko que participó en el parlamento de Putue en 1883, hito que da fin al proceso histórico llamado Pacificación de La Araucanía o Usurpación de La Araucanía.

Este espacio educativo, inaugurado en mayo de 2002, nació precisamente para rescatar el patrimonio de la región, misión que estuvo a cargo del padre Paul Wevering, director del Campus por aquel entonces.

Actualmente el museo se emplaza en una superficie de 66m2 y exhibe colecciones de cestería, platería, cerámica, cuero, lítico y textil. Entre sus piezas más representativas destacan un Pichi metawe (escudilla o recipiente pequeño) del 300 a 1.200 DC y puntas de flecha que rememoran tiempos de batalla.

El Museo Leandro Penchulef es el segundo recinto de su tipo en la comuna de Villarrica y catalogado como uno de los lugares imperdibles para residentes y turistas de la zona lacustre de La Araucanía.